Porcelana fría y pasta de sal

  • Porcelana fría: Aunque se le conoce con ese nombre, en realidad no es porcelana. Es una masa hecha básicamente de almidón, pegamento, colorantes, aceites y agua. Se usa para moldear figuras. Se seca al aire a temperatura ambiente sin necesidad de curarla por otros medios como el caso de la arcilla polimérica que si requiere hornearse. Ya que se seca mantiene su forma sin problema, pero puede llegar a disolverse si se expone a la humedad o mucho calor.
  • Pasta de sal: Se elabora con harina, sal y agua en partes iguales. Puede usarse también jugo de limón para endurecerla y algo de aceite para que se amase más suavemente. Ya que se toma la forma que queremos, se debe hornear a calor suave por mucho tiempo. No se cocina formalmente, sino que se seca para endurecerla.